¿Cómo se comporta la entidad después de la reclamación?

498
0
Compartir:

Después de los miedos iniciales del cliente a lo hora de iniciar una reclamación bancaria, de la indignación por parte del director o el empleado de la oficina por atrevernos a presentarla y de la posterior satisfacción del cliente porque al final ha conseguido el éxito en la reclamación, nos queda por comentar cual suele ser el comportamiento con el cliente una vez terminado el expediente.

En la mayoría de los casos (siempre existe la excepción que confirma la regla) la normalidad en las relaciones suele ser la nota predominante.

En las conversaciones tanto oficiales como “extraoficiales” que mantenemos con los directores y empleados una vez finalizada la reclamación, nos exponen en muchas ocasiones que se alegran que le hayan dado la razón a su cliente, y nos esgrimen argumentos como que ellos no podían hacer nada ya que son normas de la Entidad o que desconocían que realmente lo que les explicamos en sus momento fuese así.

Por tanto no debe tener miedo a reclamar por las posibles consecuencias posteriores. Mientras siga siendo rentable para el banco y sumando positivamente para su cuenta de resultados le invitarán a seguir siendo cliente.

En caso que no ocurra esto, le recomendamos que cambie de oficina o incluso de Entidad. Si algún director o empleado se siente molesto por lo ocurrido y su actitud hacia usted cambia, debe valorar si realmente desea seguir trabajando con esas personas. A nuestro entender denota falta de profesionalidad y muy probablemente de educación.

No tenga miedo a las consecuencias, y sobre todo no deje de reclamar los abusos bancarios por miedo a las mismas.

Compartir: